Consejos para evitar el cáncer de colon

Cómo evitar la toxemia intestinal y el estreñimiento

Se debe cuidar el tiempo que les lleva a los restos y los residuos alimenticios pasar por el colon hasta ser expulsados, llamado también tránsito intestinal. Mientras más lento sea este tránsito, más tóxicas serán las heces y la microflora intestinal puede llegar a verse afectada, deprimiendo nuestra defensa inmunológica y provocando muchas de las enfermedades actuales incluido el cáncer de colon.

Si bien 24 a 36 horas es un tiempo no preocupante, si la evacuación de los restos demora de 4 a 5 días es una señal de problemas de putrefacción y posible toxemia intestinal. Esto se da por alimentación inadecuada, intolerancias alimenticias, poco movimiento intestinal, después de haber recibido tratamiento con antibióticos, fármacos, químicos, radioterapia, desórdenes hormonales, stress. Es en este momento que las bacterias no beneficiosas reemplazan a la flora bacteriana normal y provocan una toxemia.

Como Coach de salud y nutrición integrativa con enfoque en la digestión y sistema inmunológico, promuevo la re-educación alimentaria donde tomamos un nivel de consciencia mayor de lo que ingerimos y de lo cual nos nutrimos. Algunos tips para evitar problemas en el colon, fáciles, prácticos y eficaces:

Beber agua

Nuestro cuerpo es casi 70% líquido y no hay mejor manera de despertar nuestro sistema digestivo en ayunas que un buen tazón de agua tibia con medio limón, es como la alarma suave que ponemos para despertarnos. Para irse acostumbrando a este hábito podemos empezar con un gran vaso de agua filtrada al ambiente. Se debe esperar unos 20 a 25 minutos antes de ingerir cualquier otro alimento. Así como a nosotros se nos hace difícil despertar en las mañanas, a nuestro sistema digestivo también, así que le daremos agua y tiempo para que reaccione y despierte energizado y con buen humor.

No laxantes químicos

Evitar los laxantes químicos y artificiales que trabajan lastimando nuestro colon. Para ayudarnos con los movimientos peristálticos debemos restaurar el equilibrio de nuestra flora intestinal agregando a nuestra alimentación diaria probióticos (bacterias beneficiosas), prebióticos (fibras que nutren a los probióticos) y enzimas digestivas en forma de alimentos fermentados. Pueden ser vegetales o lácteos pero siempre nos aseguraremos de que los fermentados que consumamos contengan alimentos vivos, naturales, orgánicos y sin aditivos ni preservantes. Los alimentos fermentados más conocidos y existentes en el mercado son: Col fermentada o chucrut, el kimchi o vegetales con especias coreanas, el kéfir o leche fermentada con gránulos de bacterias llamadas kéfir y de este kéfir también sale la crema agria que se puede consumir en forma de queso crema. Otro fermentado es la Kombucha, té negro endulzado con panela orgánica y fermentado con una masa en forma de hongo llamada Kombucha. Una pequeña dosis de cualquiera de estos fermentados nos aportará suficientes probióticos y enzimas digestivas para una mejor nutrición y tránsito de nuestro colon. Es importante aprender a escuchar a nuestro cuerpo, entendiendo su reacción a los alimentos que consumimos. Es recomendable si se tiene problemas de intolerancias o reacciones alérgicas, llevar un diario y escribir lo que se ingiere y cómo nos sentimos, de esta manera podremos entender mejor las reacciones de nuestro cuerpo.

Hacer ejercicio

Si nosotros no nos movemos, nuestros intestinos tampoco. La falta de ejercicio y sedentarismo provoca estagnación del bolo fecal, estreñimiento y posible toxemia intestinal. Se puede empezar por una caminata a paso rápido de 25 a 35 minutos y si es posible al aire libre. Progresivamente se buscará el ejercicio global y dinámico donde intervengan la respiración y los músculos abdominales siempre que nuestro cuerpo nos lo permita sin molestias.

Leave a Reply

Your email address will not be published.